1.1.15

170.

Fiel a mi cita, aquí estoy de nuevo haciendo balance del año que se nos va y mirando de frente al nuevo año. Realmente ya llevo varios días pensando en el 2014 porque éste ha sido un año lleno de matices...

A veces me siento un poco funambulista: camino con determinación, con un objetivo, a cada paso que doy le sigue otro que me hace avanzar hacia adelante evitando que me caiga pero, por otra parte, el suelo que piso no siempre es firme y seguro. Otras veces, también me veo a mi misma como un pedazo de arcilla que se va modelando a si misma, poco a poco, cogiendo forma a través de mis propias manos y siendo el resultado de las decisiones que en ocasiones son meditadas pero que, otras muchas veces, son espontáneas, producto del azar y la intuición (me he dado cuenta de la cantidad de veces que repito esta palabra: 'intuición').

Además de estrenar un nuevo año, el mes de enero también es sinónimo de aniversario pues este blog cumple tres años de vida. Si hago un repaso de las entradas que he ido publicando a lo largo de 2014, éstas son un reflejo de lo que acabo de escribir unas líneas más arriba. Soy capaz de ver esa evolución en mí aunque la esencia sigue intacta, eso sí. Creo que cada pieza nueva que os he mostrado conserva una parte de mí, tanto si se trata de una creación propia como de un encargo. Es cierto que aquí siempre trato de enseñaros el lado más amable pero, evidentemente, un año da para mucho y también ha habido momentos complicados. Como decía antes, durante estos meses he tenido que tomar decisiones y, por supuesto, no todas han sido acertadas. Lo que está claro es que incluso éstas han sido muy valiosas para reaccionar a tiempo y así poder cambiar de rumbo en algunos aspectos.

Si me seguís con frecuencia, habréis podido ver que este año he realizado varios trabajos por encargo. Soy muy consciente de que, de vez en cuando, me viene muy bien aceptar este tipo de pedidos porque son todo un reto para mí ya que me sacan de mi zona de confort (ya sé que esta expresión se utiliza mucho últimamente, pero es que realmente es así). Siento mucha responsabilidad cada vez que confiais en mí para ocasiones importantes, como por ejemplo el día de vuestra boda o para realizar un regalo especial, pero ver vuestras caras cuando os entrego mi trabajo es impagable. Así pues, el 2014 lo comencé recibiendo un mail que me proponía un encargo y, no hace tanto, me llegó el último reto del año que pronto os podré mostrar y os aseguro que os va a sorprender muchísimo!

Antes de ponerme a escribir esta entrada releí, como es costumbre, las de años anteriores (aquí y aquí) y he sonreido mucho al recordar esa serie de propósitos que enumeré en el primer post de 2014. He sonreido, sí, porque aunque no me había impuesto ninguna obligación, la verdad es que he ido cumpliéndolos en mayor o menor medida :) Al fin superé algunos miedos y reticencias y me decidí a abrir las puertas de mi espacio de trabajo; en septiembre impartí el primer taller de estampación cerámica y, más recientemente, abrí las puertas del estudio durante varios días para la venta especial de navidad. Ambas actividades han sido un éxito y os quiero dar las gracias por vuestra calurosa respuesta a mis propuestas! Esto me anima a idear nuevas actividades similares para el 2015... También quiero dar las gracias a todas las personas que habéis realizado una compra a través de mi tienda online que -¡al fin!- ha estado algo más activa a lo largo de todo el año. Por otra parte, aunque he reducido mi participación en mercados, me ha encantado coincidir de nuevo con todas las personas que os habéis parado a comprarme y saludarme en la Feria de San Pedro y la Romaría Pop (en Santiago), el Shops&More (en Coruña) y el We Love Cats Market (en Barcelona)! Y, a mis compañer@s ceramistas, os deseo mucho ánimo para seguir adelante, ¡me ha encantado coincidir con vosotr@s, compartir charlas y cocciones! ^_^

Este nuevo año se presenta, cómo no, con nuevos estímulos a la vista. Estoy probando nuevos materiales y acabados para mis piezas, habrá mucha cerámica realizada en el torno, he estado practicando mucho estos meses y quiero dar un giro a mis productos aunque ello suponga decirle adiós a alguna pieza habitual (pronto os hablaré de esto). También espero que éste sea el año de colaboraciones muy bonitas e interesantes que han estado germinando durante los últimos meses en mi cabeza o son fruto de alguna conversación mantenida con personas a las que quiero mucho... Deseo que venga cargado de sorpresas pues la vida es eso: dejarse sorprender. Y, sobre todo, que sea un año lleno de luz para guiarme por ese camino que a veces es inestable pero que sé, un año más, que es el que quiero seguir.
 

Muchas gracias, de corazón, por acompañarme y por estar ahí.

4 comentarios:

  1. Feliz año nuevo Verónica! Ha sido un placer descubrirte durante el 2014 gracias al We Love Cats Market de mi querida Barcelona. Me encantan tus creaciones y ahora que he empezado a leer a la persona que hay detrás de ellas solo puede decirte que me gustan más todavía! Un besazo enorme y que el 2015 te traiga toda la fuerza del mundo para luchar por alcanzar tus sueños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año nuevo a ti también! Y mil gracias por tus palabras, por aquí eres más que bienvenida!
      Un abrazo y todos mis mejores deseos***

      Eliminar
  2. Qué reconfortante leer tus palabas, especialmente en lo de luz para guiarnos este 2015.
    Feliz y luminoso año!!

    ResponderEliminar