7.2.16

201.

Estaréis de acuerdo conmigo en que una de las características que han definido a mis piezas desde que comencé es el uso de una base clara en todos mis diseños. Hace tiempo escribí por aquí lo mucho que me gusta la porcelana, por su blanco tan especial, por su tacto y su acabado. Sin embargo, después de bastantes pruebas con varias arcillas y esmaltes, confieso públicamente mi infidelidad pues me he rendido ante un gres muy oscuro y rojizo para hacer las teteras.

Hay algo en este material que me resulta muy auténtico a la vez que rústico, que me transporta a la tierra, a la tradición. Antes de llegar al diseño definitivo probé otras formas más convencionales pero no me convencían, era como si no fuesen 'mías'. Durante el proceso, no sé por qué me acordé de las antiguas chocolateras con ese asa lateral tan característica y su forma cilíndrica, más ancha en la base, y pensé que podría ser muy interesante reinterpretar ese diseño y darle otro uso... hice más pruebas y así fue cómo nació la tetera que me cautivó en cuanto la saqué del horno. La arcilla luce al natural, sin artificios, esmaltada en un color verde mate sólo en su interior que asegura que sea totalmente impermeable y con un acabado rugoso pero agradable al tacto en el exterior.

 
Sin embargo, mi sorpresa realmente llegó cuando compré un libro sobre cerámica tradicional japonesa y descubrí que las teteras más antiguas, llamadas 'kyusu' (que realmente significa 'tetera'), se caracterizaban por tener precisamente el asa a un lado! Aunque para hacerlas empleaban diferentes barros, las más habituales eran oscuras, sin apenas esmalte. Yo siempre digo que somos el resultado de la historia que nos precede y que el pasado, a pesar de lo mucho que ha cambiado todo en innumerables aspectos, es nuestra verdadera identidad, ¡¡y esto lo confirma!! Así que, aparte del modelo anterior que es más original y estilizado, también me he animado a hacer su versión redonda, más clásica, a modo de pequeño homenaje.

En diciembre hice una pequeña hornada que no llegué a subir a la tienda online pues se agotaron durante las jornadas de puertas abiertas que hice en Navidad, pero me consta que algunos/as os quedasteis con las ganas. Por eso escribo esta entrada, para comentaros que si todavía queréis una sólo tenéis que escribirme un mail (hello.veromoar@gmail.com) pues he decidido realizar el modelo que más os guste de los dos bajo pedido. ¡Espero que os parezca bien la idea!



2 comentarios:

  1. Pues yo pienso lo mismo de los colores de tu cerámica. El blanco de la porcelana es lo que más me gusta. Pero en cuanto vi el color de las teteras, me pareció muy adecuado precisamente para el té. Muy terrenal, muy natural.

    Me parece una buena idea lo del pedido por encargo.Yo me apunto, creo que a la más estilizada. La redonda me gusta más, pero me viene bien una estrechita para mi mini-bandeja del té.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oído cocina! En cuanto esté lista te aviso ;)

      Mil gracias guapa, un abrazo!!

      ***

      Eliminar