19.8.16

205.

Los meses han transcurrido entre lapsus, encargos, prisas, cocciones, proyectos, subidas y bajadas. Vertiginosamente, hasta llegar aquí. Hace apenas unos días que soy consciente de que dentro de poco me despertaré en un lugar diferente y que mi rutina será otra. 

Mi avión sale el domingo, muy temprano, pero hasta el lunes no aterrizaré en Japón, donde estaré durante cinco semanas, asistiendo a un curso intensivo de cerámica. Todavía no he hecho la maleta, pero sí he ido separando algunas cosas - poniéndolas sobre una cama - para no olvidarlas. Hacía tiempo que no viajaba así, anticipando el viaje, con ganas y nervios a partes iguales. Incluso me he comprado una libreta, que será mi diario. Es posible que recupere las ganas de escribir... quién sabe. Creo que me voy en buen momento, justo ahora. Con menos lastre. Ligera. 

Eso sí, me pregunto cómo será mi cerámica a la vuelta y cómo me cambiará esta experiencia. A día de hoy, tengo un proyecto muy personal que me ha devuelto la ilusión pero que tendrá que reposar en las estanterías del taller durante mi ausencia. No me importa, no tengo prisa. 

Aunque aún está en una fase inicial, me apetecía mucho compartir esta pequeña muestra. 

el murmullo de las piedras, Verónica Moar  (2016)


'Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
(...)
Pide que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos antes nunca vistos.'
( Constantino Cavafis)

4 comentarios:

  1. Como siempre,me emociona leerte,mucha suerte y alegría en tu viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por leerme con tanto cariño, Begoña.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buenooo super experiencia, estoy segura de que la disfrutarás y de que habrá un antes y un después. Enhorabuena por tu valentía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Carmen! Un saludo desde Japón :)

      Eliminar